La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

¿POR QUÉ HACER TERAPIA A DOMICILIO?

 

Las sesiones de psicología a domicilio son, sin duda, una buena manera de hacer terapia, pues las personas pueden beneficiarse de ella por diferentes motivos. La idea de la psicología a domicilio surge porque muchas veces el paciente puede experimentar demasiados problemas a la hora de acudir a la consulta cuando se encuentra en un mal momento emocional, tiene alguna discapacidad que le imposibilita desplazarse, sufre una crisis seria o tiene una limitación en cuanto al medio de transporte (ya sea porque no tiene vehículo o que la red de transporte público no es el ideal para acudir a la clínica). 

Por sus características y ventajas asociadas, la psicología a domicilio puede ser la solución a estos obstáculos. Pero además se pueden enumerar otras de sus principales ventajas: 

  • Mayor confort ya que el paciente no tiene que desplazarse.
  •  En los casos que se requiera un trabajo a nivel familiar, facilita  que los miembros de la familia estén presentes en las sesiones.
  • Los pacientes no son vistos en el centro de psicología, por lo que existe mayor privacidad.
  • Se trabaja en el entorno real de la persona desde el primer momento.
  • Si el paciente conoce perfectamente el lugar donde se realiza la sesión no existe ningún elemento distractor que impida que pueda centrarse en lo que quiere transmitir.
  • Las emociones en un lugar nos condicionan, propiciando que ese lugar nos vuelva a traer a la mente lo sucedido, si logramos que esto suceda en un entorno en el que el cliente se desenvuelve en su día a día, facilita que sean muchas más las veces que lo trabajado en sesión venga a su mente que si se realiza en consulta, donde el trabajo extra esta en generalizar el trabajo de la sesión a la vida diaria de cada persona
  • El clima terapéutico necesario para generar una situación adecuada sucede de una forma más natural porque el que te recibe es el paciente y esto le hace sentirse menos vulnerable que cuando acuden ellos a consulta, principalmente la primera vez, porque todo lo nuevo supone una fuente de estrés.
  •  Se favorece el ajuste óptimo de la persona en sus circunstancias concretas diarias.
  • Todo el entorno contribuye a que la persona pueda verbalizar lo que sucede sin sentirse demasiado incomodo.
  • Si en las sesiones dónde intervienen varios miembros de la familia, la terapia a domicilio nos proporciona mucha información sobre los roles establecidos y la relación entre los miembros de la familia, pudiendo incluso vivir situaciones “in situ” que nunca sucederían en consulta.

 

 

Compartir en:

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?